Si ya hablamos del efecto sobre la salud del azúcar, haremos lo mismo con la sal, pero en lugar de mostrar la problemática, nos dedicaremos a una solución que no es muy conocida, las sales dietéticas. Estamos acostumbrados a la ingesta de comidas con sal, que le aporta un poco más de sabor.

Tan acostumbrados estamos que cuando una comida está sosa, enseguida nos percatamos. Por esta causa, a todos aquellos que le diagnostican hipertensión. Ya dedicamos un artíclo a hablar de la tensión arterial. Llega la solución para los hipertensos: sales dietéticas.

La ventaja de estas sales es que no tienen sodio, que es lo que afecta al cuerpo humano produciendo hipertensión. Estas sales cumplen la misma función que la sal común con la ventaja de su bajo o nulo contenido en sodio.

Este tipo de sales elaboran a partir de potasio. Ciertamente, ahora mismo es difícil encontrarlas en el supermercado, se las puede conseguir en farmacias o dietéticas. Las mismas pueden ser utilizadas sin inconveniente, siempre y cuando no sufra de problemas renales o hepáticos.

A su vez encontramos otros sucedáneos a la sal con el uso de especias: tomillo,romero, laurel... También el uso de apio, ajo, cebolla y otros vegetales con sabor fuerte permitirán cocinar sin el uso de sal. Eso si, si nos gusta el sabor.


Comments

Tweets relacionados